El turismo tiene una deuda: “Crear Valor”

Un viaje nos aporta educación, conocimiento, arte, cultura, naturaleza y una mayor conciencia de la importancia de cuidar el medio ambiente. ¿Cuál es el enorme desafío que tenemos?

Al decidir emprender un viaje, debemos ser más conscientes de cómo lo hacemos. Y mucho hay que decir de la responsabilidad que nos toca al diseñar un viaje o configurar un destino.

Destinos Turísticos Sostenibles, una realidad que crece. ¿Qué rol tienen los agentes de viajes en esta nueva era? donde todo se compra en forma rápida y al precio más económico, sin evaluar muchas veces sus consecuencias. Donde las aplicaciones y los avances tecnológicos han multiplicado los diseñadores de viajes con un enorme riesgo de no estar lo suficientemente preparados y, como profesionales del turismo o idóneos, al no cumplir bien nuestra función por una venta rápida, hemos hasta promovido ese mecanismo de promoción y venta acelerada sin una visión integral de sus consecuencias.

El desafío que afrontan hoy los profesionales y/o agentes de turismo es el de Crear Valor.

Trabajar en pos de un Turismo Sostenible requiere de una gran responsabilidad, no es solo elegir un hotel que implemente normativas ambientales. Es un desafío a 360 grados, es seleccionar excursiones con identidad cultural y social y que, a su vez, se pague el precio justo, vincularnos con esos pequeños emprendedores que no pueden llegar a estos espacios y promocionarlos. Es aceptar que los destinos tienen un límite de personas a recibir, es trabajar junto a nuestros colegas y realizar negociaciones transparentes y justas. Es aportar nuestra mirada desde la comercialización al sector público para juntos crecer y que los destinos se desarrollen económicamente de manera sostenible. Pero a este punto, la gran pregunta es ¿en el Mercado Turístico, los operadores que lo conducen han asumido ese compromiso, existe un verdadero interés empresarial por avanzar en buenas prácticas sostenibles? ¿Son conscientes de la urgencia de crear valor?

Podemos decir que en un aspecto sí está: el interés, pero para poder lograr este desafío es esencial el rol que juega el empresario y cuánto se compromete en asegurar y generar una nueva cultura de gestión empresarial. Una cultura que demuestra una correlación positiva entre la Visión y la Misión, pudiendo así implantar medidas de sostenibilidad y obteniendo resultados de rendimiento financiero.

Para responder estas preguntas es necesario, por un lado, no dejar de poner el foco en la relación entre el sector público y privado y los vínculos establecidos desde la empresa con todos los involucrados. Cada eslabón es importante y los operadores turísticos, tienen el enorme desafío de crear y promover destinos que conciban un enfoque de desarrollo integral, ser creativos e inquietos en el diseño de productos.

Como agentes del sector turismo, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es un tema a atender, presenta un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. Este programa, establecido por 193 Estados miembros, contempla la consecución de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen 169 metas que abarcan las esferas económica, social y ambiental

Una Empresa de Viajes debe comprometerse, generar cambios transformadores, y nuestra actividad nos ofrece enormes posibilidades. Están generadas las estructuras para superar inclusive otras barreras estructurales mayores, se trata de mejorar la habilidad y capacidad para definir sus necesidades para responder a esa propuesta y establecer políticas en su trayectoria hacia el desarrollo sostenible. Sobre ese primer paso, la Creación de productos con Valor es una consecuencia, son muchos más de los que imaginamos los emprendedores y propuestas con Valor, basta solo tomar la decisión.

Columna de Paula González, Asesora Turismo Solidario Boomerang Viajes

Open chat