Naturaleza y cercanía, el turismo que se viene

Hoy la realidad nos obliga a poner un freno a nuestras vidas, a parar y repensar nuestras acciones y cómo llevamos adelante nuestras actividades cada día. Nos obliga a plantearnos qué y cómo estamos haciendo hoy para cuidar nuestra casa común, a asumir qué responsabilidad tenemos sobre lo que está pasando y escuchar las señales que nos da la naturaleza para tener un mejor futuro.

Hace semanas la población mundial está en el interior de sus casas, contemplando desde la ventana o recordando en fotos aquellos lugares a los que le gustaría ir. El turismo está en pausa, pero aprovechando el momento para tomar fuerzas y resurgir con nuevas miradas. Así, en diálogo por Instagram, Bettina González -directora de Boomerang Viajes- y Sonia Renison -periodista y autora del libro “Ruta 40: cinco mil doscientos kilómetros desde la Patagonia al norte argentino” (Ed. Planeta)- reflexionaron sobre cómo será el turismo que se viene.

“Creo que en primavera verano 2021 la gente va a buscar lo que en estos días de cuarentena estamos mirando por la ventana… naturaleza y horizonte infinito”, dijo Sonia. Lo local, viajes en grupos reducidos, salidas en auto son algunas de las características que Bettina González también prevé.

Por el país

Subir al auto y hacer kilómetros por las extensas rutas argentinas para llegar a alguno de los tantos pueblos que embellecen cada una de las regiones, será la premisa principal. Durante la charla, el destino central fue la Patagonia, prometiendo que habrán más encuentros para viajar por el resto de las provincias.

Con el entusiasmo que la caracteriza, Sonia contó que le gusta destacar de la Patagonia argentina “que un siglo atrás llegó gente con unas vacas, caballos, carretas y se instaló en cada rinconcito, a los que hoy mismo nos cuesta llegar, y tallaron esos lugares hermosos. El ritmo de vida, la forma y subsistencia. Eso es lo que va a prevalecer cuando agendemos este verano para re descubrir el país”.

Nos llevó de viaje por el litoral marítimo costero, donde se encuentra el Parque Nacional Patagonia Austral, a menos de dos horas de Comodoro Rivadavia en Chubut. “Ese Parque cuida lo que pasa debajo del mar. En los años 40/50 al comerciante Antonio Soriano le hablaron de una bahía podrida, llegó hasta allí en un jeep y montó un pueblo alguero (de ahí venía el fuerte olor), que es el único que existe en el mundo”. Se trata de Bahía Bustamante, un paraíso poco explorado por los turistas y al cual llegó Bettina González junto a su hermana Paula en el mes de febrero de este año como parte de su recorrido por la ruta azul patagónica. Soriano, cuenta Sonia, cosechaba las algas para el desarrollo de sus productos para fijadores de pelo y, al instalarse en ese pueblo, hasta entonces inhóspito, construyó varias casas que, años después, su nieto Matías convirtió en lodge. “Hoy se puede disfrutar de una estadía en la que al amanecer abrís la ventana y te encontrás con la costa de canto rodado, típica de la zona marino costera”. ¿La temporada ideal para visitar este lugar y la Patagonia en general? “De noviembre a marzo”, resalta Bettina al tiempo que Sonia resalta que es “En primavera verano cuando vas a ver todas las especies de la flora en flor. Tenemos que reivindicar la naturaleza”.

Siguiendo camino, Sonia nos transporta a esos caminos soñados que podemos encontrar entre la ruta 40 y la Cordillera de los Andes.  “En la ruta provincial 41, en Santa Cruz, por ripio llegamos a estancias fundadas a fines de 1800 que integran la historia de pioneros que se instalaron allí”. Desde allí, tal como lo hizo Bettina en su último viaje, se puede cruzar a Chile y visitar las Catedrales de Mármol en el lago Carreras, ver bosques, mesetas, lagunas de altura y conocer sobre la protección que realizan de la cría del macatobiano.

Por último, Sonia nos recuerda que ingresando a https://www.santacruzpatagonia.gob.ar/ podemos descargar unas audioguías para recorrer en vehículo 155 km en el extremo norte oeste de la provincia de Santa Cruz, en la ruta 41, donde encontraremos 14 estaciones con los más interesantes relatos sobre la historia o el significado del lugar. En épocas de aislamiento social también se pueden escuchar desde el sillón de casa.

Con la mirada local

Al menos en los primeros tiempos, los especialistas aseguran que la pandemia del Covid-19 traerá como consecuencia una nueva forma de viajar. Será más de cercanía, a pocos kilómetros y dentro de nuestro propio país. “La movilidad va a ser en grupos reducidos, en autos, con la seguridad de llegar a un lugar y saber que los están esperando. La primera movilidad va a ser cercana, en un radio de pocos kilómetros. Es el turismo que se viene en lo inmediato”, dice Bettina. Coincidiendo, Sonia afirma que “los lugares que quedan a pocos kilómetros de nuestros hogares tienen una gran oportunidad para ofrecer sus servicios con un desarrollo sustentable” y agrega que “hoy la seguridad al viajar va a pasar por la tranquilidad en la salud, es un tema que hemos aprendido a partir de esta pandemia”.

En este sentido, la autora de “Ruta 40” afirma que “el agente de viajes es el eslabón para este ciclo virtuoso que debe reconstruir la economía argentina y mundial en la industria de los viajes. Sin embargo El argentino no se acostumbró aun a hablar con un agente de viajes para que lo aconseje, le cuente de la preservación que tiene cada lugar, su historia”.

Sin dudas, el turismo será protagonista de un gran cambio. “Hoy no podemos caer de sorpresa a los lugares. Se tiene que avisar previamente. Para eso es el rol del agente de viajes, somos los que vamos a estar en contacto con las comunidades y debemos asegurar que la persona vaya preparada, por una cuestión sanitaria, de cuidado, además  tenemos la responsabilidad de garantizar que el destino está preparado”, comparte Bettina antes de concluir que “para mi este tiempo es muy valioso como oportunidad para volver a reformular el turismo, a re pensarlo”.

 

 

Open chat
Powered by