Senderismo para expertos y principiantes

¡Qué mejor manera de estar en contacto con la naturaleza que caminarla! Recorrer 5, 15 o, por qué no, más de 50 kilómetros acompañados del silencio que solo se interrumpe por el sonido de los pájaros o de algún animal que nos observa con curiosidad, y del crujir de las hojas y ramas que pisamos mientras caminamos. A través del senderismo podemos sentirnos inmersos en ese generoso patrimonio natural que nos rodea y conocer también a las comunidades que celosamente lo custodian y protegen.

A lo largo de toda la Argentina hay circuitos para todo tipo de caminantes. Algunos pueden realizarse por cuenta propia y otros requieren del acompañamiento de un guía local especializado, dependiendo del grado de dificultad y su extensión. Podemos realizar:

Senderos de Largo Recorrido: con una longitud mínima de 50 km, su recorrido requiere de más de una jornada. Este tipo de sendero puede tener asociados enlaces, derivaciones y variantes, que se señalizan con un código de color.
Senderos de Pequeño Recorrido: su recorrido pueda realizarse en el término de una jornada, con una longitud máxima de hasta 50 km. Puede tener asociados enlaces, derivaciones y variantes, que se señalizan con el código de color elegido.
Senderos Locales: son aquellos senderos que su recorrido no supera los 10 km.

Antes de empezar a transitar cualquiera de los caminos, Sonia Betancur -encargada de Ventas de Boomerng Viajes- nos recomienda:

  • Buena hidratación y hacer uso racional del agua que se lleve teniendo en cuenta las horas de recorrido.
  • Llevar frutos secos, barras d cereal o energéticas y frutas.
  • Ver la dificultad del sendero a fin de planificar mejor el recorrido.
  • Para los asensos y descensos puede ser útil utilizar un bastón o palo como apoyo.
  • Realizar la excursión con un guía experto o avisar a los guardaparques o encargados a fin de que puedan brindar mejor información del lugar.
  • Tener en cuenta la información meteorológica, chequear visibilidad por nieblas o lluvias, evitar las altas temperaturas.
  • Llevar ropa y calzado cómodos y adecuados para el recorrido, abrigo liviano e impermeable y calzado con suela gruesa o zapatillas de trekking.

¡A caminar!

Cada provincia, en toda la extensión argentina, nos brinda la oportunidad de elegir entre variadas opciones de senderismos que nos llevan por valles, quebradas, bosques, selvas, sierras y montañas, atravesando ríos y descubriendo inmensas lagunas. Hoy te contamos algunas de ellas:

Cerro Champaquí (Córdoba)

El ascenso al cerro Champaquí es un clásico cordobés. Con una altura de 2790 metros sobre el nivel del mar, la cumbre más alta de Córdoba, su ascenso tiene una dificultad media que lo hace apto para casi todo tipo de público. Sin embargo, se recomienda subirlo junto a guías locales. Llegar a su cima requiere tres días de caminata, con pernoctes en los refugios ubicados a lo largo del camino. Es una experiencia que tiene recompensa porque en la meta nos espera una pequeña laguna que le dio origen al nombre del cerro, que en la lengua de los comechingones significa “Agua en la cabeza o en la cumbre”. Además, desde la altura podremos observar los Valles de Traslasierras y de Calamuchita.

Cerro El Morro y Cerro de La Cruz (San Luis)

El cerro El Morro forma parte del Sistema de Áreas Naturales Protegidas de la provincia de San Luis. Se encuentra al noreste, con una altura de 1600 metros. En su cima presenta una depresión con pequeños conos volcánicos cuyas alturas oscilan entre 1500 y 1600 metros.

En Potrero de Los Funes, los principiantes pueden hacer sus primeros pasos en el senderismo recorriendo los 6,5 kilómetros de distancia que unen la base con el punto más alto del Cerro de La Cruz. Con un desnivel acumulado de 460 metros, es considerado de baja dificultad. Su altura de 1215 metros, nos permite disfrutar en su cima de una hermosa vista de la ciudad de San Luis.

Mirador Bandurrias (San Martín de los Andes)

La ciudad de San Martín de los Andes, en Neuquén, nos ofrece varios caminos para realizar caminando con dificultad baja o media. Uno de ellos es el que nos lleva al Mirador Bandurrias, que recorre tierras de la comunidad mapuche, por un bosque de robles y con hermosas vistas panorámicas. Durante todo el año, es posible transitar los 5 kilómetros que nos llevan a la parte más alta del mirador, desde donde podremos ver la bella geografía de la ciudad de San Martín de los Andes ubicada entre las laderas y el valle, el cristalino lago Lácar y hasta el cerro Chapelco que se asoma a lo lejos. Luego de esta inyección de energía, vale la pena realizar media hora más de caminata para llegar a la Islita. Por estar dentro de la comunidad Mapuche, se debe pagar una entrada simbólica que habilita a comenzar el camino que nos lleva a pasar entre viviendas de los pobladores del lugar, mapuches en su mayoría, que se dedican a la venta de mercaderías, frutas finas y comidas, hasta descubrir guiados, por la señalización, una pequeña playa de arena blanca con una isla rocosa a la que se puede llegar nadando solo unos pocos metros.

Siempre que hagamos este tipo de actividades, debemos tener en cuenta:

  • Ser respetuosos con el ambiente.
  • No prender fuego.
  • Cuidar flora y fauna del lugar.
  • Llevar la basura que generamos para desecharla en los lugares adecuados.

Ya sea que elijamos caminar solo unas horas, un día entero o realizando una travesía de varios días, el senderismo nos permite poner nuestra mente en blanco, renovar energías y cambiar el oxígeno, conectando cien por ciento con la naturaleza.

 

Open chat