Medir la huella de carbono, una acción para la Producción y el Consumo Responsable

Cuando en noviembre de 2019 nos sumamos al desafío mundial del movimiento B para medir nuestra huella de Carbono, con el objetivo de llegar a la Carbono Neutralidad, no imaginamos que terminaríamos el 2020 teniendo nuestra propia medición y, por lo tanto, llevando a la práctica un nuevo desafío sostenible.

Como la primera agencia de turismo certificada como Empresa B, y conscientes del impacto ambiental que podemos generar con la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y su consecuente impacto sobre el cambio climático, nos propusimos calcular la Huella de Carbono (HC), para luego poder compensarla y alcanzar la neutralidad de carbono al 2030. Para ello, contamos con el apoyo y asesoramiento de ProSustentia, consultora especializada en la gestión de iniciativas que contribuyen con la mitigación del Cambio Climático y el Desarrollo Sustentable.

La huella de carbono es la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero emitidas de forma directa o indirecta, como consecuencia del desarrollo de una actividad, medida en toneladas de CO2 equivalente.

Los resultados

El informe realizado por la consultora presenta los resultados del estudio de determinación de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) o Huella de Carbono (HC) de las actividades desarrolladas por Boomerang Viajes en sus oficinas de San Nicolás y Buenos Aires durante el período que va de enero a diciembre de 2019.

Las fuentes de emisión analizadas se dividen en tres alcances:

Alcance 1: son las emisiones directas como el uso de combustibles fósiles (consumo de gas natural) o gases refrigerantes (aire acondicionado, heladeras).

Alcance 2: asociadas al consumo de electricidad comprada de la red para diferentes usos (iluminación, calefacción, refrigeración, computadoras, etc.).

Alcance 3: incluye todas las demás fuentes de emisiones de GEI indirectas identificadas, como viajes de negocios o comerciales (aéreos o por otros medios) realizados por personal de la empresa para misiones comerciales u operativas, viajes de los empleados al trabajo (transporte diario que realiza el personal de la empresa desde su residencia hacia la oficina), consumo de papel, y viajes aéreos comercializados por la empresa (emisiones indirectas generadas por los clientes de la empresa).

En este sentido, el resultado fue que durante el año 2019 la Huella de Carbono total de Boomerang Viajes fue de 15,1 tCO2eq y la de sus clientes, debidas a los viajes aéreos, de 1199 tCO2eq.

Si se considera la huella total de la empresa, incluyendo las tres fuentes de alcances, el volumen de emisiones asciende a 1214.4 tCO2eq. En cambio, analizando la huella de la empresa, sin la de sus clientes, la mayor parte de las emisiones (89%, Alcances 2 y 3) no son emisiones directas de la agencia, ya que el hecho de no tener equipos móviles (vehículos) y un bajo consumo de gas natural lleva a que el impacto de las emisiones directas sea reducido.

Por todo esto, desde donde Boomerang Viajes nos comprometemos a poner en práctica las siguientes acciones:

  • Reducir el consumo eléctrico.
  • Promover una movilidad más sustentable de los integrantes de la agencia priorizando el uso del transporte público y de la bicicleta.
  • En cuanto al transporte aéreo, compensar las emisiones de los pasajeros comprando créditos de carbono para proyectos forestales.

Compensar para mitigar

Dado que no todas las acciones, como los viajes aéreos o la logística, pueden ser mitigadas de forma directa, se requiere implementar una estrategia de compensación. Una alternativa es la participación en proyectos forestales, ya sean de conservación de bosques o de plantaciones, que permiten compensar las emisiones remanentes capturando carbono de la atmósfera o evitando su emisión.

Es así que Boomerang Viajes seleccionó al proyecto Corredor de los Cedros, en la provincia de Jujuy, para mitigar el impacto de los viajes aéreos realizados por los pasajeros. Sus mayores problemáticas son: alta presión de deforestación y degradación del bosque, pérdida de biodiversidad, empobrecimiento de comunidades originarias, y altamente afectados por incendios.

Los proyectos forestales de captura de carbono, además del impacto en el cambio climático, generan co-beneficios en las comunidades y ambientes locales (generación de empleo, biodiversidad, calidad del aire y agua, suelos, entre otros). Este trabajo es llevado a cabo junto al Grupo de Manejo Forestal GMF Latinoamérica.

Hacia la carbono neutralidad

Lo que no se mide no se puede evaluar, es por ello que en Boomerang Viajes decidimos observar y cuantificar, desde la Producción y el Consumo Responsable, nuestros impactos negativos en el medio ambiente como actividad turística.

El desafío que afrontamos para el año 2021, “es comenzar a medir en el primer semestre el impacto de nuestros clientes, como una de las metas fijadas para llegar a ser carbono neutral en el 2030” afirma Bettina González, directora de Boomerang Viajes. La carbono neutralidad o huella de carbono cero es el balance entre lo que se emite y lo que se puede capturar de dióxido carbono. Esa ecuación se busca equilibrar con acciones directas o con compensaciones de las emisiones que uno realiza. Para ello, ya cumplimos con el primer paso que es medir el impacto de nuestras actividades y tomar conciencia de sus efectos. Pero ahora comenzamos el compromiso de poner en práctica acciones que favorezcan el cuidado del ambiente y sus comunidades, compartiendo con nuestros clientes y proveedores la conciencia de llevarlo a cabo. Porque, sin dudas, este camino solo es posible recorrerlo si estamos juntos.

Open chat