Buenos Aires con barbijo

Desde su arquitectura variada hasta su oferta cultural y gastronómica, la ciudad de Buenos Aires tiene ese “no sé qué” que, aún en pandemia, hace irresistible recorrerla tanto para locales como para turistas. Un muy buen plan para re descubrirla durante un fin de semana largo o cuando tengas unos días libres.

Con sus calles un poco más desiertas, pero igual de atractivas, las propuestas se mantienen siguiendo estrictos protocolos: visitas guiadas para grupos reducidos de familias, amigos o parejas, distancia social, aforo en espacios cerrados, sanitización y uso obligatorio del barbijo. ¡Ahora sí, estamos listos!

Naturaleza

Bosques de Palermo y su Rosedal: el Parque Tres de Febrero, más conocido como los Bosques de Palermo, es sin dudas el símbolo verde de la ciudad. Un lugar ideal para pasar el día, hacer un pic nic y recorrer sus lagos artificiales en bote o bicicleta de agua. En su interior se encuentra uno de los principales atractivos: el Rosedal, que con sus 93 especies diferentes de rosas ofrece un paisaje único. Entre los rosales se encuentra el Jardín de los Poetas, que invita a jugar reconociendo los bustos de Jorge Luis Borges, Antonio Machado o Federico García Lorca con Alfonsina Storni, entre otros. El romanticismo se acentúa al llegar al Patio Andaluz, construido en 1929, y al cruzar el lago por el Puente Blanco, conocido como Puente Helénico o Puente Griego por sus rasgos arquitectónicos.

Reserva Ecológica: con la Costanera Sur como antesala, la Reserva Ecológica es el mayor espacio verde de la Ciudad de Buenos Aires con sus 350 hectáreas, que se pueden recorrer caminando o en bicicleta. Es el lugar indicado para conocer la flora y fauna nativas, más de 2000 especies, en un sitio lleno de bosques, pastizales, lagunas y bañados, que se recorre mediante seis senderos.

Cultura

Teatros: la propuesta incluye más de 300 teatros que forman el circuito comercial, independiente y oficial. Así, hay opciones para todos los gustos que hoy se pueden disfrutar respetando el aforo. La Av. Corrientes es sinónimo de teatro, sobre esa arteria y sus alrededores se pueden encontrar las principales obras. Algunos barrios, como Palermo o el Abasto, tienen un circuito under muy interesante para descubrir. Y, por supuesto, no puede faltar el Teatro Colón que, si bien está cerrado temporalmente, contemplar su arquitectura exterior de principios del siglo XX ya es un espectáculo en sí mismo.

Fileteado: este clásico arte porteño de fines del siglo XIX, que aún persiste y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se puede revivir en un tour que recorre a pie los lugares más emblemáticos en San Telmo o el Abasto para descubrir los secretos de esta forma de decoración de carros, carteles y colectivos. El paseo inicia con un desayuno en un bar notable y, luego de recorrido, se concluye con un taller de fileteado para llevarse a casa un diseño propio con las típicas letras góticas de colores brillantes.

Fútbol: la rivalidad futbolística entre Boca y River es un atractivo con identidad propia. Ubicados en barrios opuestos, uno en La Boca y el otro en Núñez, ambos abren sus puertas para quienes quieran conocer la historia y pisar al menos una parte del césped como si fueran jugadores profesionales. Por la pandemia, las visitas se realizan en grupos reducidos y con reserva previa, pero con la misma pasión de siempre.

Gastronomía

Rooftop: la gastronomía es uno de los puntos fuertes de la ciudad de Buenos Aires y qué mejor si se combina con una vista área de sus cúpulas, calles o parques. Los bares y restaurantes en las terrazas de hoteles y edificios emblemáticos como el Palacio Barolo son una opción que invitan a disfrutar de las mejores panorámicas mientras se degusta un buen cóctel, una cerveza artesanal o el típico asado argentino.

Mercados: la ciudad tiene muchos mercados en los que se pueden comprar productos locales, y regionales, además de sentarse a comer. Entre ellos, destacamos dos: el tradicional Mercado San Telmo que conserva su estructura interna original del año 1897 y en el que se mezclan puestos de antigüedades con otros de juguetes, frutas, especias, dulces y patés patagónicos, o con un café que ofrece sabores exóticos. El otro imperdible es el recientemente inaugurado Mercat de Villa Crespo, que reúne experiencias gastronómicas con un espacio cultural. Con el objetivo de llevar el mercado al barrio y el propósito del comercio justo, con la comercialización directa y sin intermediarios, y el valor agregado, ofrece productos locales y regionales de 27 emprendedores gastronómicos.

Por supuesto, cada barrio tiene sus atractivos por descubrir. Contanos cuál es la experiencia que te gustaría vivir y te la diseñamos a medida: +54 9 11 398 98952 / info@boomerangviajes.tur.ar

 

Ph imagen principal: www.buenosaires.gob.ar

Open chat