Jujuy, Sala y Catamarca: tres provincias donde la Puna dice presente

puna jujeña

Desde Jujuy hasta el norte de San Juan se extiende la región de la Puna en Argentina, un territorio al que sus 3.800 metros de altitud promedio lo convierten en la segunda altiplanicie de la Tierra detrás del Tibet.

El paisaje nos regala una vegetación típica de la zona formada por una estepa de arbustos bajos entre los que podemos encontrar vicuñas y suris. Y en las zonas de mayor humedad, sobre laderas y quebradas, es posible reconocer la queñoa, el único árbol puneño. Además, entre su vegetación se asoman salinas y lagunas salobres (contienen niveles de salinidad entre agua de mar y agua dulce) que son el lugar elegido por los flamencos.

Si bien parte de La Rioja y San Juan pertenecen a la Puna, en esta nota les compartimos información sobre la Puna Jujeña, Salteña y Catamarqueña.

Puna Jujeña

La Puna es una de las geografías que conforman el paisaje en la provincia de Jujuy. Sus salinas, estepas, planicies altiplánicas y lagunas rodeadas por montañas, son el escenario donde sus habitantes resguardan y custodian sus costumbres ancestrales.

puna jujeña

Cusi Cusi

Es un pequeño poblado pequeño, cerca del cruce de dos ríos, donde su gente se dedica a la pequeña ganadería, la minería local y la fabricación de artesanías. Hoy la producción de quinoa es también una de las actividades centrales a partir del trabajo de una cooperativa. Se puede visitar “Vieja Iglesia”, construida hace 200 años, donde se estableció el pequeño caserío Kakahara a principios del siglo XX; la Comunidad de Paicone, que conserva vestigios del Camino del Inca y antiguas cuevas que servían de refugio a los pobladores originales en sus largas marchas en medio de la Puna; formaciones geológicas que parecen cañones que defienden su fortaleza; y las Lagunillas del Farallón, conocida como “comunidad del Sol” y uno de los puntos de mayor irradiación y aprovechamiento de la energía solar.

Abra Pampa

Es conocida como la capital de la Puna debido a su ubicación geográfica y su vida comercial. El pueblo presenta una arquitectura sencilla presente en su iglesia y estación de trenes, entre otros. Allí se celebran el Festival del Huancar y la Fiesta de la Pachamama. Para conocer el patrimonio histórico, artístico, arqueológico y cultural del pueblo kolla, se puede visitar el Museo Arqueológico Leopoldo Abánque. Y el mercado municipal es el lugar indicado para degustar los platos típicos de la región.

Entre los atractivos de este pueblo se encuentran el cerro Huancar con sus dunas de arena en las que se puede practicar sandboard; y el Puente del Diablo, una formación natural de 50 metros. Pero, el atractivo más popular de la zona es la Laguna de Pozuelos, espejo de agua salina declarado Monumento Natural, Sitio Ramsar y Reserva de la Biosfera por UNESCO, que protege alrededor de 36 especies de aves acuáticas andinas, entre las que se destacan tres especies de flamencos.

A tan solo 3 km de la frontera con Bolivia es el extremo norte de la Argentina -donde ya la mítica Ruta 40 no puede subir más- centro de profunda devoción, que se demuestra en un calendario pleno de festejos, celebraciones a las vírgenes y santos de toda la región. Sus calles llegan a brillar con luminarias al son de las bandas de sikuris y con los misachicos y las rondas de numerosos pesebres. Las atractivas ferias muestran durante todo el año la fuerza y riqueza de un gran pueblo creyente y productor.

Santa Catalina

Como todo pueblo, tiene en su centro la plaza principal pero, en este caso, suma el atractivo de poder apreciar desde allí la antigua catalina de Alejandría, una construcción del siglo XVII, y el Museo Privado Regional Epifanio Saravia. En su paseo, nos podemos encontrar con las amigables llamas que, con una tradición de más de 5000 años, nos muestra la domesticación realizada sobre este animal.

Susques

La población se encuentra en el fondo de una pequeña hoya o vega, rodeada por mesetas salitrosas en las que se encuentran dispersos ejemplares de cardón, queñoa y colchones de tola. Desde las planicies se pueden observar a la distancia diversas sierras multicolores con picos nevados. Allí sigue en pie la capilla más antigua de la provincia, Nuestra Señora de Belén de Susques, construida a finales del siglo XVI por los jesuitas y los aborígenes en adobe, madera, cuero y cubierta de barro y paja.

Yavi

Esta localidad, visitada por el escritor argentino Manuel Mujica Láinez e inmortalizada en su poesía, es atravesada por el río Yavi. Sus casas de adobe y paja hacen aún más pintoresco su paisaje en el que la historia cultural, política y religiosa sigue estando presente. Yavi fue asiento del único marquesado que se creara en territorio del antiguo Virreinato del Río de la Plata y fue declarada “Lugar Histórico” en 1975. Los monumentos que hoy existen en la localidad, como la Casa del Marqués, son las últimas construcciones en pie del Marquesado del Valle de Tojo, un extenso dominio que alcanzó, durante la Colonia, tierras y poblaciones más allá de la Puna.

La Quiaca

Rodeada por dos ríos y cerros, es un valle con construcciones que, en su mayoría, son de adobe revocado o de ladrillos. Su Mercado Municipal, declarado Monumento Histórico Cultural, el antiguo Molino y el mirador, son los imperdibles de este lugar. Y, para quienes lo visiten en el mes de octubre, su atractivo es la MANKA Fiesta que en quechua-castellano significa “Fiesta de la olla”. Esta feria se realiza desde fines del siglo XIX para realizar trueques o compras.

Puna Salteña

Con un clima árido y una belleza agreste, esta zona en la provincia de Salta está delimitada por volcanes que llegan a los 6.700 metros de altura y plagada de salares; entre los que se destaca el Salar de Arizaro, el más grande de Argentina y el tercero en el mundo. Integrada por las localidades de Santa Rosa de Tastil, San Antonio de los Cobres y Tolar Grande, se puede practicar actividades de turismo aventura, observación de aves, turismo rural comunitario, turismo cultural, entre otras.

San Antonio de los Cobres

Es el punto de inicio y final del recorrido del Tren a las Nubes. Los artesanos e hilanderos comparten con el visitante sus saberes sobre el trabajo en el telar y ofrecen sus productos hechos en lana de llamas, ovejas y vicuñas. Las técnicas de preparación y elaboración de los platos, transmitidas de generación en generación, sorprenden con una variada combinación de productos de la zona con los que crean sus platos típicos como empanada de llama, guisados de llama y cabra, humita, frangollo, infusiones y bebidas como el té de pupusa (evita el apunamiento) y la ulpada (bebida refrescante de harina de maíz tostado).

Tolar Grande

Rodeado de volcanes, cerros, lagunas y salares, esta localidad regala paisajes inolvidables. Alrededor de los espejos de agua podemos observar a los flamencos rosados, aves típicas de regiones andinas. Una foto panorámica en Las Siete Curvas y el Desierto del Diablo; recorrer el increíble Cono de Arita, en medio del Salar de Arizaro; admirar los impactantes cordones montañosos; y visitar los Ojos de mar son algunas de las experiencias que dejará la visita a este lugar.

Puna Catamarqueña

En la provincia de Catamarca, el paisaje puneño incluye cerros y volcanes que superan los 6.000 metros, inmensos desiertos y salares, lagunas pobladas de flamencos, peculiares formaciones rocosas, campos de piedra pómez, dunas y quebradas, vegas y pastizales.

Antofagasta de la Sierra

Cuenta con más de 220 volcanes de riquísimas tonalidades que sirven de marco imponente a inmensos salares, villas y pueblos de color arcilla, con lagunas en las que los flamencos rosados diluyen sus colores en las tranquilas aguas. Esta localidad es centro de varios pueblos que mantienen sus costumbres y culturas ancestrales, mezclas de raíces originarias, criollas y españolas.

Belén

En contraste con Antofagasta, en el departamento de Belén se destacan los valles fértiles, zonas de cultivos y bodegas. Allí se encuentran las Ruinas de Shincal o el Shincal de Quimivil, son restos de una ciudad precolombina incaica, al que muchos llaman el “Cuzco Argentino”.

shincal

Con rasgos similares pero, a la vez, cada una con su identidad propia, la Puna Jujeña, la Salteña y la Catamarqueña invitan a conocer su belleza geográfica, su legado histórico y la vida actual de comunidades que valoran compartir con quienes las visitan, la transmisión de saberes que traspasan de generación en generación.

Estos son algunas de las propuestas que en Boomerang Viajes te proponemos vivir:

https://www.boomerangviajes.tur.ar/producto/jujuy-cusi-cusi /

https://www.boomerangviajes.tur.ar/producto/puna-magica/

https://www.boomerangviajes.tur.ar/producto/puna-jujena-travesia-en-4-x-4/

 

Fuentes consultadas: 

www.argentina.gob.ar

www.turismosalta.gov.ar

www.turismojujuy.gob.ar

www.turismo.catamarca.gob.ar

 

Open chat